domingo, 6 de abril de 2008

El proyecto de las torres de Repsol llega a manos de la Junta


Obras Públicas deberá pronunciarse ahora para darle viabilidad. Si el informe de la Junta es negativo, el Ayuntamiento tramitará el proyecto por el nuevo PGOU.


El proyecto de las torres de Repsol, que prevé la construcción de cuatro rascacielos en la zona de la avenida Juan XXIII, pasa ahora a manos de la Junta de Andalucía, ya que el Ayuntamiento de Málaga lo remitirá a la Consejería de Obras Públicas la próxima semana, según anunció ayer el concejal de Urbanismo, Manuel Díaz. El proyecto irá acompañado por un estudio de movilidad realizado por el área de Tráfico en el que se determinan las necesidades para una comunicación fluida en la zona.


La Junta deberá emitir en el plazo de dos meses su informe sobre el estudio de detalle tramitado por el Ayuntamiento para aumentar la edificabilidad en la zona. En declaraciones oficiales, responsables de la Junta y del PSOE se han manifestado en contra de este proyecto por considerar que provocaría una grave saturación de población en la zona.


Al respecto, existe una disputa de interpretación jurídica entre la Junta y el Ayuntamiento. La administración autonómica asegura que el informe que emita sobre el proyecto de Repsol será "vinculante" para el Ayuntamiento, que deberá acatarlo, ya que la modificación de elementos que se está tramitando es sustancial. Por contra, desde el lado municipal se asegura que el informe que emita la Junta es sólo preceptivo, ya que esa modificación de elementos es menor. Según Urbanismo, lo que se hace es un cambio del uso del suelo pero no de su calificación.


Consejo Consultivo. No obstante, para salvar este posible conflicto de competencias el Ayuntamiento también ha incluido este proyecto urbanístico en el nuevo plan general (PGOU), por lo que, si llegara el caso, podrá desarrollarlo cuando se apruebe definitivamente el PGOU. De esta manera, el Ayuntamiento se asegura de que el desarrollo urbanístico de estos terrenos se llevará a cabo por una vía o por otra.


A lo que sí está obligado el Ayuntamiento de Málaga es a remitir el proyecto al Consejo Consultivo de Andalucía, por imperativo de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), que obliga a que este organismo se pronuncie cuando se modifican el emplazamiento de zonas verdes y otros equipamientos, como en este proyecto donde cambien de sitio una zona verde y un equipamiento escolar.


El proyecto que la empresa Comarex dibuja para estos suelos supone la construcción de cuatro rascacielos de 24, 26, 28 y 42 plantas respectivamente, con alturas que van desde los 99 a los 168 metros y un gran parque de 80.000 metros cuadrados y otros equipamientos.


La Opinión de Málaga, 05/04/08


1 comentario:

  1. Como siempre unos pocos deciden por otros muchos, sin tener en cuenta la opinión de una gran mayoría de los ciudadanos, que están en contra de esta nueva recalificación de nuestro Ayuntamiento de convertir una zona verde en un complejo tipo neoyorquino, en el lugar menos apropiado.
    Cementemos, cementemos que ya lo lamentaremos.

    ResponderEliminar